Kilian Jornet: “No soportaba que me vieran como a un ídolo sólo por correr rápido”

El Palacio de la Prensa de Madrid contó con la presencia de Kilian Jornet. Unos días después de ganar la Altitoy-Ternua, prueba de esquí de montaña en los Pirineos franceses, el deportista de Salomon asistió a la presentación de la película ‘Path to Everest’, la película en la que narra su doble ascensión al techo del mundo.

El documental, preestrenado ya en Bilbao y Pamplona, llega ahora a Madrid y Barcelona. En menos de 24 horas se vendieron las casi 2.500 entradas disponibles para los preestrenos en estas cuatro ciudades. Kilian Jornet coronó el Everest en dos ocasiones en un plazo de una semana. Primero llegó a la cima, sin oxígeno artificial, del tirón y en 26 horas tras partir del monasterio de Rongbuk (5.100 metros). cinco días después se puso otra vez en marcha, para llegar a la cumbre 17 horas después de partir desde el Campo Base Avanzado (6.500 metros).

Dirigido por Sébastien Montaz-Rosset y Josep Serra, repasa la vida de Jornet desde su infancia hasta el broche de oro de su proyecto “Summits of My Life”en el Everest. Durante cinco años, este reto le ha llevado a intentar establecer nuevos récords de ascenso y descenso en cumbres como el Cervino, el Aconcagua, el Mont Blanc. “Queríamos mostrar en la película el camino para conseguir un sueño y las decisiones tomadas hasta llegar a culminar un reto. Me he desnudado más ante la cámara a nivel de pensamiento y lo que siento; refleja bien quién soy y mi personalidad”, afirma Jornet.

Se repasa cómo, en 2006 tras una fractura de rodilla los médicos le dijeron que podría hacer vida normal pero no deporte de competición, o como cuando con veintipocos años ganó las 14 carreras (Pierra Menta, UTMB, Zegama, Sierre Zinal, Mundial…) que de adolescente apuntó en un lista se sintió más triste que alegre: “Creí que la tacharía con 50 años, al hacerlo tan pronto me encontré vacío, me dije: ostras, no hay nada más. Era triste saber que ya había conseguido mis sueños”. “No cambiaría nada de lo que hice, todo fue un aprendizaje para llegar hasta aquí” Kilian Jornet.

“He llegado a odiar a Kilian Jornet y mi foto”, confiesa Jornet. Recuerda como en la carrera de Cavalls de Vent (2011), lloró durante el recorrido. “Pensaba que yo no quería eso, no quería volver a competir, me hacía más mal que bien”, señala.

“Es duro verme a mí mismo como un ídolo o un mito para alguien sólo porque corro rápido. Podría ser un maltratador, un asesino. La gente no sabe nada de mí. Me siento sucio por la admiración de la gente. Tengo que limpiarme y la manera es hacer algo cercano a la muerte”, relata Kilian Jornet en la película.

Lee la noticia completa en: MARCA

 

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *